La importancia para la salud de un Diario Personal

Las personas que llevamos un Diario Personal no estamos locas, e incluso es muy posible que estemos más sanas que la media pues llevar un Diario Personal es una terapia sencilla que ayuda a comprendernos y conocernos mejor. 

Un Diario es poner sobre papel o pantalla lo que nos de la gana, sean recuerdos, frases que escuchamos, notas, apuntes de contabilidad, frases que nos inventamos, lo que nos sucede, dibujos, recortes, señales, dietarios, consuelos, luces, pensamientos brutales, etc.

Es una bitácora personal y siempre secreta, que nos sirve como espejo al que mirarnos con sentido retroactivo. Y donde se puede borrar, romper, tirar, guardas, besas o querer.

Es como una medicación mental a pequeñas dosis pero no tanto para el cuerpo como para el alma.

Vaciarnos todos los días en esos momentos de tranquilidad y silencio, de intimidad, es un ejercicio muy bueno para la salud mental, sobre todo en dos procesos vitales por los que todos nosotros pasamos. La adolescencia y la madurez.

Un Diario Personal debe ser siempre un lugar honesto, donde no nos engañemos nunca, donde pongamos incluso aquellas cosas que luego queremos destruir. E incluso, por qué no, para destruirlas después.

Un Diario Personal no es un soliloquio de éxito, sino más bien un libro de errores y dudas, de mirarnos al espejo del papel y preguntarnos qué somos, hacia dónde queremos ir. Somos nosotros mismos, escribiendo de nosotros mismos.

Empieza con un ejercicio muy sencillo y verás cómo te sientes capaz de iniciar un Diario Personal. 

"Coge una hoja de papel en vertical y marca una línea que lo divida en dos zonas alargadas. En la izquierda en verde o azul escribe en grande dos o tres cosas buenas de ti, de tu personalidad, de tus formas de ser. En la derecha y en rojo escribe dos o tres cosas que te parecen negativas, errores tuyos, formas de ser que no te gustan. Y lo guardas. Cuando haya pasado una semana o dos, lo buscas y lo lees. Y si lo que habías escrito te gusta, crees que es real, que no te engañaste aquel día en el que lo escribiste, estás preparado para escribir un Diario Personal como ayuda a ser cada día mejor y más cordial contigo mismo".

Y no te preocupes si lo que escribes un día no se parece en nada a lo que piensas un par de semanas después. Y no digo ya nada si lo repasas un par de años más tarde. Somos seres cambiantes, movibles, todo se mueve incluidas nuestras mochilas. Es lo habitual ser a veces contradictorios, aunque eso mismo lo critiquemos a los demás.

10 cuidados y cambios para personas mayores

Las personas mayores no queremos ser eternas, vivir cien años. queremos vivir lo mejor posible el tiempo que nos quede por vivir. Lo mejor posible sobre todo en cuanto a salud y calidad de vida. Aspiramos más a no tener dolores o a no estar impedidos que a durar mucho más tiempo del necesario para poder disfrutar medianamente de la vida, admitiendo nuestras cada vez mayores limitaciones. ¿Podemos mejorar estos pronósticos?
Hay algunas pautas más o menos sencillas, dependiendo de las personas y de sus ganas de hacer cambios en la vida, que nos ayudan (sin asegurarnos nada) en que los años que nos queden sean de más calidad. Vemos algunos brochazos.

1/ Tenemos que admitir que sufriremos enfermedad crónicas. Es el primer paso, admitirlo. Hacernos mayores es lo lógico y positivo.

2/ El ambiente social de nuestra vida nos afecta y mucho. Disminuir emociones y estrés es fundamental

3/ El estilo de vida afecta y mucho más de lo que deseamos admitir. Hay que ser más positivista y reír mucho más, buscándolo

4/ Hay que dormir más, descansar, relajarnos. Una vida más lenta, más slow life

5/ Hay que comer más sano y menos cantidad. Dieta equilibrada, con menos alcohol y nada de tabaco. Verduras, frutas, leche o calcio y cenas suaves

6/ Hay que realizar actividad física. La que sea, moderada o no. Pero hay que moverse con las piernas y con los brazos

7/ Debemos contaminar menos. Contaminar menos supone contaminarnos menos y estar más limpios internamente

8/ Cuidar la salud física, pero también y mucho la salud mental, la afectiva. Cuidarnos, antes de que nos tengan que cuidar

9/ Hay que participar en la sociedad y hay muchas maneras de hacerlo. Cultural, espiritual, cívica, social. Eres una personas muy válida y necesaria, pero no eres esclavo de nada ni de nadie

10/ Debemos organizarnos alrededor una seguridad pasiva ajustada a nuestras crecientes necesidades; en casa y en las ciudades

¿Sabemos tener buenas relaciones con los demás?

Nuestros derechos como empresarios o como trabajadores (o como personas), son muchos, muy variados, inmensos, enormes. Son muchos más de lo que imaginamos, y muchos menos también de los que imaginamos. Así que mucho cuidado con creer que tus derechos son simplemente aquellos que crees que son tus derechos. Puede que no coincidan con los reales.

O lo que es MUCHO PEOR, que aunque tengas derechos, derecho a muchas cosas, no te convenga nada exigirlos en este momento. Seas empresario o trabajador.

Y todavía menos inteligente es sabiendo que tienes derechos, que incluso es posible que no te convenga nada exigirlos…, a la vez NO SEPAS PEDIRLOS. Seas un auténtico cenutrio a la hora de plantear cambios, exigencias, derechos.

Sobre todo porque a la hora de exigir derechos —repito una vez más, seas trabajador o empresario o persona— te vas a encontrar con los derechos de la otra parte. Y sus derechos es muy posible que sean tus obligaciones.

Así que sin duda hay que realizar tres acciones muy simples.

1/ Conocer bien tus derechos y tus obligaciones

2/ Analizar si es este el momento correcto y mejor para tus intereses a la hora de solicitar cambios

3/ Aprender bien que las formas son la mitad del camino del fondo

Los 7 apartados del éxito. O no se tiene éxito aunque lo parezca

Es curiosa nuestra compleja capacidad para entender qué es el éxito en la vida. La circunscribimos a unos elementos muy escasos, cuando el éxito de verdad es algo mucho más amplio. 

Muchas personas creen que el éxito es triunfar en la vida económica y de poder, y siendo cierto lo enmarcan en tener un reconocido respeto, poseer dinero más que suficiente y poco más. 

Pero el éxito de verdad, el que llena y se olvida de aparentar es mucho más, o lo que es más exigente ante la vida: para tener éxito se necesitan más elementos que el dinero y el poder, pues el éxito reconocido por todos no es ni cierto ni válido, si no lo puede disfrutar quien lo tiene.

Veamos al menos siete aspectos en los que hay que tener éxito en alguna medida importante, para poder decir que tenemos una vida de éxito. 

Si algunas de estas partes vitales se obtiene fracaso, de nada sirve creer que tiene éxito en las otras, pues en realidad te estás engañando.

» Éxito en nuestro oficio o profesión

» Éxito con nuestra familia y amigos

» Éxito en nuestra capacidad económica

» Éxito en lo personal, en sentirnos bien con nosotros mismos

» Éxito en nuestra capacidad mental de entender la vida y la sociedad

» Éxito en nuestra salud, en nuestro físico

» Éxito en nuestra vida espiritual, sea la que hayamos decidido que sea

No es necesario tener éxito en los siete apartados, sirve con lograr el éxito en algunos y mantenerse bien en el resto. Pero lo que nunca se puede permitir nadie es tener fracaso en alguno de ellos y creer que al tener éxito en el resto, tienen una vida de éxito.