No seas nunca egoista. Se nota mucho

No seas egoista, no sirve de casi nada. Para lograr tus objetivos no lo vas a nacesitar nunca. Funciona mejor la perseverancia, la sinceridad, la preparación, la buenas compañías, las relaciones de afecto que te ayuden a lograr los objetivos.

Además, ser egoísta se nota mucho y enseguida. Y pones a los demás a la defensiva.